Bótox espécifica para el bruxismo

La toxina botulínica del tipo A, también llamada botulina o bótox, es una neurotoxina producida por una bacteria. La primera vez que se aplicó en el ámbito de la medicina fue a finales de los años 70 para tratar el estrabismo. Desde entonces, cada vez son más numerosas no sólo sus aplicaciones terapéuticas, sino también sus reconocidos usos en procedimientos estéticos.

El bótox posee la capacidad de paralizar la musculatura. Esto lo convierte en una gran herramienta terapeútica para el tratamiento de diferentes enfermedades, aunque su uso más extendido, y por el que se dio a conocer popularmente, es por su empleo en el sector cosmético para la corrección de las arrugas faciales.

Su aplicación fundamental en estética es el tratamiento de las arrugas de expresión. Llamamos arrugas de expresión o arrugas “dinámicas” a las que se forman cuando se realiza determinados gestos de forma repetitiva, por ejemplo, fruncir la frente (arrugas de entrecejo), fumar (arrugas en el labio superior).

El bótox puede inyectarse en los músculos responsables del bruxismo al debilitarlos lo suficiente como para evitar la mordida fuerte, pero no lo suficiente como para interrumpir la masticación normal.

Otra opción en recurrir a protectores bucales o férulas de descarga. Se puede diseñar un protector bucal acrílico a partir de impresiones de dientes para minimizar la acción abrasiva de molienda durante el sueño normal. Los protectores bucales deben usarse a largo plazo para ayudar a prevenir el daño dental. Los protectores bucales generalmente disminuirán la actividad muscular y ayudarán a eliminar los dolores de cabeza relacionados con el bruxismo.

CONOCE EL PROCEDIMIENTO

La sesión dura unos minutos.

La técnica consiste en la infiltración mediante una aguja extrafina de la toxina botulínica en el músculo de la zona que se desea tratar, produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento del mismo.

Se trata de un procedimiento sencillo en el que no es necesaria normalmente anestesia. En todo caso se puede aplicar una pomada anestésica o frío para reducir las molestias.

Una vez finalizado el tratamiento el paciente puede hacer vida totalmente normal. Únicamente se recomienda no masajear la zona de las inyecciones y no exponerse, por precaución, al sol durante las 24 horas siguientes.

Las molestias posteriores son mínimas y ocasionalmente puede aparecer un pequeño hematoma en la zona del pinchazo fácilmente camuflable con maquillaje y que desaparece a los pocos días.

A las pocas horas del tratamiento puede aparecer un leve enrojecimiento de la zona, que desaparecerá enseguida.

Los efectos pueden comenzar a apreciarse a partir de las 24 horas aunque el resultado final podrá verse a partir de los 3 o 4 días.

Los efectos del tratamiento con bótox suelen durar en torno a los 5 o 6 meses aunque es habitual que en tratamientos periódicos, esta duración se alargue incluso hasta los 8 meses.

NUESTROS PACIENTES
NOS AVALAN

Hola, son muy buenos profesionales, por no hablar del trato personal y cercano; y una cosa importante para mi de la Dra. Peña , es que si ella cree que no te va a ir bien algún tratamiento o ve que...

María P. L.

Paciente

Es un placer poder compartir con todos vosotros mi experiencia desde hace ya 17 o 18 años que llevo en las manos del equipo profesional de la clínica San Clemente. Mi experiencia empezó con la doct...

Mónica Q.

Paciente

Clínica recomendable cien por cien. Hace justo una semana la Dra Sonia Peña me realizó una mamoplastia de reducción y una blefaroplastia. La cirugía fue todo un éxito, un postoperatio sin dolor y c...

Elisa B.

Paciente

La Dra. Peña fue la primera cirujana con la que contacté cuando decidí operarme. Si bien es cierto que visite algunos más para escuchar segundas opiniones, desde el primer momento sentí que ella fu...

PIlar

Paciente

¿Tienes dudas?
Preguntas frecuentes

Resuelve todas tus dudas. En el siguiente link respondemos a las preguntas más frecuentes de nuestros pacientes.

Da hoy el primer paso y contáctanos