Mamas Tuberosas

INFORMACIÓN BÁSICA

Estancia en la clínica

Ingreso de 24 horas. Anestesia general

Duración de cirugía

De 2 a 3 horas

Discomfort

Fácilmente controlado mediante medicación

Debes esperar

Cardenales hasta la 3ª semana; hinchazón hasta la 6ª

¿QUÉ DEBES TENER EN CUENTA?

La mama tuberosa o tubular es el resultado de un desarrollo anómalo de las mamas. Esta alteración anatómica tiene como característica común una forma cónica y no redondeada del pecho, la demasiada separación entre ambas mamas, y la falta de crecimiento o desarrollo fundamentalmente de la parte inferior e interna del pecho femenino.

Además, dado que estas mamas sólo se desarrollan en su aspecto más central, suelen tener areolas demasiado grandes y dilatadas, y muy frecuentemente, se acompañan de asimetría.

CONOCE EL PROCEDIMIENTO

El tratamiento de las mamas tuberosas incluye la modificación de la glándula mamaria mediante redistribución quirúrgica, la eliminación del tejido areolar excedente y la colocación delicada de implantes a través de incisión areolar una vez se haya corregido la deformidad interna. Las intervenciones en malformaciones grandes son parecidas a la mastopexia o hipertrofia mamaria.

La operación se realiza utilizando anestesia general y contando con un ingreso en clínica de 24 horas. Las técnicas quirúrgicas del momento y la gran gama de prótesis mamarias permiten moldear una mama malformada y devolverle su funcionalidad y seguridad naturales.

Al finalizar la cirugía, puede que la mujer se encuentre cansada, pero en 24 o 48 horas podrá seguir su día a día habitual con prácticamente la misma normalidad. Las mamas pueden molestar durante dos semanas, hasta que el cuerpo y la mujer se acostumbren a la novedad. Al retirar el vendaje transcurridas 24 horas desde la intervención, la mujer deberá llevar un sujetador especial durante aproximadamente un mes. Los puntos se retiran entre los 7 y 14 días tras la operación, y la hinchazón no disminuye hasta las 3 o 6 semanas.

TERAPIAS POSTOPERATORIAS

Tras una intervención de cirugía plástica o estética, el paciente quiere una recuperación precoz. Para ello, en nuestro centro, los pacientes reciben un tratamiento de fisioterapia adaptado a su intervención y su evolución.

El proceso de recuperación tras una cirugía es esencial para obtener los mejores resultados.

En CSC disponemos de una serie de terapias postoperatorias para acelerar este proceso y optimizar los resultados de tus tratamientos al máximo. Tu recuperación será más sencilla y menos dolorosa.

Las terapias postoperatorias son una serie de diferentes tratamientos que se adaptan a las necesidades personales de cada paciente aportando grandes beneficios en su recuperación tras una cirugía. Gracias a estas terapias el dolor disminuye y la recuperación se ve acelerada.

EN QUÉ CONSISTEN LAS TERAPIAS POSTOPERATORIAS

Durante las primeras etapas trabajamos Indiba principalmente con el efecto drenante y cicatrizante.
Una vez la inflamación ha disminuido, aumentamos la temperatura para conseguir un aumento del metabolismo celular y, por tanto, una mejor fabricación de colágeno que logra una mejor cicatrización.
Además, reduce el dolor y las molestias considerablemente y previene la aparición de edemas.

Después de cirugías faciales como la blefaroplastia, rinoplastia o lifting, en que los resultados son más visibles por estar en el rostro, Indiba ayuda a recuperación más rápida.
Tras las cirugías de pecho, como la mastopexia, nos permite relajar la musculatura y disminuir la fibrosis.
En liposucciones es muy importante el drenaje linfático correcto tras la cirugía. En este caso, utilizar Indiba facilita la reestructuración de los tejidos, por lo que reduce el dolor en la recuperación de este proceso.
En cuestión de cicatrices, mejora el aspecto de estas marcas, previniendo adherencias y disminuyendo la inflamación.

El drenaje linfático manual (DLM) es un tipo de masaje específico que se realiza en el postoperatorio con el objetivo de que la linfa se reabsorba correctamente en el cuerpo. Por lo tanto, conseguimos una reducción de la inflamación.
El DLM puede actuar como un analgésico y goza de múltiples beneficios en el sistema inmunológico.
Proporciona resultados inmejorables en edemas postquirúrgicos y cicatrices, ya que logra activar el sistema linfático más superficial.

Después de cirugías faciales como la blefaroplastia, rinoplastia o lifting, en que los resultados son más visibles por estar en el rostro, Indiba ayuda a recuperación más rápida.
Tras las cirugías de pecho, como la mastopexia, nos permite relajar la musculatura y disminuir la fibrosis.
En liposucciones es muy importante el drenaje linfático correcto tras la cirugía. En este caso, utilizar Indiba facilita la reestructuración de los tejidos, por lo que reduce el dolor en la recuperación de este proceso.
En cuestión de cicatrices, mejora el aspecto de estas marcas, previniendo adherencias y disminuyendo la inflamación.

No solo facilita la recuperación de los pacientes; también retrasa la absorción de los rellenos, por lo que está muy recomendado para pacientes que se han realizado retoques con sustancias como el ácido hialurónico, la grasa y el ácido poliláctico, entre otros.

También refuerza el sistema inmunológico, por lo que la posibilidad de una infección tras la cirugía resulta casi inexistente.

Facilita el drenaje, un elemento clave tras cirugías como la liposucción y el aumento de glúteos, y disminuye el dolor y la inflamación tras las operaciones.

Acelera la curación y cicatrización de las pequeñas heridas que pueden aparecer tras ciertos tratamientos, y elimina las infecciones que se producen en las capas más superficiales de la piel.

TRATAMIENTOS POSTOPERATORIOS COMBINADOS UNA RECUPERACIÓN INMEJORABLE

Para mejorar los resultados de la cirugía, acelerar la recuperación post operatoria y minimizar el riesgo de complicaciones, recomendamos el siguiente protocolo, que combina las mejores terapias en recuperación: fisioterapia con drenaje linfático manual (DLM) + Indiba + Luz Polarizada.
El plan se basa en una pauta de 4 semanas, contando desde la primera revisión que hace el cirujano tras la intervención. En total, 20 sesiones combinadas para lograr resultados excelentes.
La combinación de tratamientos dependerá de la cirugía o intervención que te hayas realizado. Nuestro equipo médico te indicará cuáles son las pautas recomendadas para tu caso.

NUESTROS PACIENTES
NOS AVALAN

Hola, son muy buenos profesionales, por no hablar del trato personal y cercano; y una cosa importante para mi de la Dra. Peña , es que si ella cree que no te va a ir bien algún tratamiento o ve que...

María P. L.

Paciente

Es un placer poder compartir con todos vosotros mi experiencia desde hace ya 17 o 18 años que llevo en las manos del equipo profesional de la clínica San Clemente. Mi experiencia empezó con la doct...

Mónica Q.

Paciente

Clínica recomendable cien por cien. Hace justo una semana la Dra Sonia Peña me realizó una mamoplastia de reducción y una blefaroplastia. La cirugía fue todo un éxito, un postoperatio sin dolor y c...

Elisa B.

Paciente

La Dra. Peña fue la primera cirujana con la que contacté cuando decidí operarme. Si bien es cierto que visite algunos más para escuchar segundas opiniones, desde el primer momento sentí que ella fu...

PIlar

Paciente

¿Tienes dudas?
Preguntas frecuentes

Resuelve todas tus dudas. En el siguiente link respondemos a las preguntas más frecuentes de nuestros pacientes.

Da hoy el primer paso y contáctanos