Rinoplastia

¿QUÉ ES LA RINOPLASTIA?

La rinoplastia es una intervención quirúrgica cuyo objetivo es el de modificar el aspecto original de la nariz.

La nariz es una parte anatómica muy visible en nuestro rostro y por tanto, su estética determina mucho el aspecto general de una persona.

Gracias a la rinoplastia es posible modificar diferentes aspectos de la nariz, desde su tamaño, hasta su forma, así como corregir algunos defectos de origen congénito o derivados de alguna enfermedad o accidente como puede ser el tabique desviado.

Por tanto, la rinoplastia puede llevarse a cabo por cuestiones puramente estéticas pero también por cuestiones de salud, cuando la persona, por diversas circunstancias, no puede respirar correctamente a través de su nariz.

¿CUÁNDO SE EMPLEA?

La rinoplastia debe ser llevada a cabo por médicos especializados en cirugía estética, como los que podrás encontrar en nuestra Clínica de estética de Zaragoza.

La rinoplastia o cirugía para dar nueva forma a la nariz, es uno de los procedimientos más comunes de la cirugía plástica. La rinoplastia puede reducir o incrementar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta de la nariz o del puente, mejorar la abertura de los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También puede corregir un defecto de nacimiento o una lesión, o ayudar a mejorar problemas de la respiración.

Durante la consulta inicial, la doctora te preguntará qué apariencia deseas que su nariz tenga, evaluará la estructura tanto de tu nariz como tu cara y hablará contigo de las posibilidades. También te explicará los factores que pueden influir en el procedimiento y los resultados. Estos factores incluyen la estructura de los cartílagos y huesos de tu nariz, la forma de su cara, el grosor de tu piel, tu edad y tus expectativas.

¿QUÉ RESULTADOS PUEDO ESPERAR DE UNA RINOPLASTIA ?

Cada paciente es única/o, por eso, los resultados dependerán del tipo de corrección que se deba realizar, la complejidad de esta, el resultado que se busca etc.

Nuestros cirujanos plásticos estudiarán tu caso en detalle y te ofrecerán un pronóstico de resultado. Se tendrá en cuenta además que el resultado final armonice con el resto de tu rostro y que este sea totalmente natural, para que quede perfectamente integrada.

CONOCE EL PROCEDIMIENTO

La rinoplastia se puede realizar con anestesia local o general, dependiendo del grado del procedimiento y dependiendo de lo que tú y la doctora determinéis.

Cada paciente es única/o, por eso, los resultados dependerán del tipo de corrección que se deba realizar, la complejidad de esta, el resultado que se busca etc.
Nuestros cirujanos plásticos estudiarán tu caso en detalle y te ofrecerán un pronóstico de resultado. Se tendrá en cuenta además que el resultado final armonice con el resto de tu rostro y que este sea totalmente natural, para que quede perfectamente integrada.

Previamente a la intervención se realiza un historial médico del paciente para evaluar su estado general de salud, así como tener en cuenta si sufre algún tipo de patología que tenga relevancia para la intervención. De igual forma, es importante saber si toma medicamentos y, en caso afirmativo, de qué tipo.
Se llevan a cabo asimismo todas las pruebas necesarias como análisis de sangre etc.
La operación de rinoplastia se realiza bajo anestesia general para causar las mínimas molestias al paciente. Esta operación se realiza en un quirófano totalmente preparado para este tipo de intervenciones y se lleva a cabo por personal médico con dilatada experiencia en medicina estética.

En la actualidad, para cambios menores en la morfología de la nariz, es posible evitar la anestesia general e, incluso, la intervención quirúrgica. Se trata de operaciones de nariz específicas en las que es posible llevar a cabo las modificaciones necesarias. Hablamos de la rinomodelación, un tratamiento sin cirugía en el que también somos especialistas en nuestra clínica de cirugía estética de Zaragoza.

Tras la operación, es imprescindible que sigas al pie de la letra las indicaciones del cirujano plástico.

Entre otras deberás tener en cuenta que:

  • Durante las primeras 24 horas tras la rinoplastia deberás guardar reposo en casa, ya que es importante que mantengas tu cabeza elevada el mayor tiempo posible.
  • Puede aparecer hinchazón en tu rostro como resultado de la intervención. También puede aparecer dolor en la nariz, así como en la cabeza. En todos los casos se trata de unas efectos temporales que desaparecerán totalmente en el transcurso de los días. Para mitigarlo, deberás tomar la medicación prescrita, que te hará mucho más llevaderos este proceso.
  • La sensación de nariz tapada durará unas semanas, pero está dentro de la evolución normal después de la operación. Es posible además que aparezca alguna pequeña hemorragía durante los primeros días, que también cesará pronto.
  • Durante unos días, tus tejidos estarán cicatrizando tras la intervención, y por eso es importante cuidarte especialmente. Esto implica que, por ejemplo, no podrás sonarte la nariz.
  • En torno a una semana después de la intervención, se empezarán a retirar los tapones de la nariz, vendajes y suturas con lo que notarás ya un gran alivio.

Dependiendo de la complejidad de la intervención, tu tipo de piel, la técnica utilizada etc. el resultado de la rinoplastia puede variar así como el tiempo de curación.
De forma general, podemos decir que a partir de los 15 días apenas se apreciará hinchazón de tu nariz.
Hay que tener en cuenta que interiormente los tejidos (piel, tendones, cartílago…) tardan más en cicatrizar y adaptarse a su nueva configuración por tanto para alcanzar su forma definitiva es posible que tengas que esperar más tiempo.

Durante ese tiempo es posible que notes que tu piel está, por ejemplo, algo más despegada, pero se trata de alteraciones que se corregirán a lo largo de los meses y que además no se apreciarán externamente.

LA RINOPLASTIA TAMBIÉN EN HOMBRES

Aunque son más las mujeres que se someten a este tipo de intervención, cada vez más hombres se someten a una rinoplastia ya que se pueden beneficiar de esta operación, bien por una cuestión estética o bien para solucionar algún problema físico que les impide por ejemplo respirar cómodamente (como la desviación del puente).

Cada vez más hombre se somete a intervenciones de cirugía estética, siendo la rinoplastia en hombres una de las más demandadas.

TERAPIAS POSTOPERATORIAS

Tras una intervención de cirugía plástica o estética, el paciente quiere una recuperación precoz. Para ello, en nuestro centro, los pacientes reciben un tratamiento de fisioterapia adaptado a su intervención y su evolución.

El proceso de recuperación tras una cirugía es esencial para obtener los mejores resultados.

En CSC disponemos de una serie de terapias postoperatorias para acelerar este proceso y optimizar los resultados de tus tratamientos al máximo. Tu recuperación será más sencilla y menos dolorosa.

Las terapias postoperatorias son una serie de diferentes tratamientos que se adaptan a las necesidades personales de cada paciente aportando grandes beneficios en su recuperación tras una cirugía. Gracias a estas terapias el dolor disminuye y la recuperación se ve acelerada.

EN QUÉ CONSISTEN LAS TERAPIAS POSTOPERATORIAS

Durante las primeras etapas trabajamos Indiba principalmente con el efecto drenante y cicatrizante.
Una vez la inflamación ha disminuido, aumentamos la temperatura para conseguir un aumento del metabolismo celular y, por tanto, una mejor fabricación de colágeno que logra una mejor cicatrización.
Además, reduce el dolor y las molestias considerablemente y previene la aparición de edemas.

Después de cirugías faciales como la blefaroplastia, rinoplastia o lifting, en que los resultados son más visibles por estar en el rostro, Indiba ayuda a recuperación más rápida.
Tras las cirugías de pecho, como la mastopexia, nos permite relajar la musculatura y disminuir la fibrosis.
En liposucciones es muy importante el drenaje linfático correcto tras la cirugía. En este caso, utilizar Indiba facilita la reestructuración de los tejidos, por lo que reduce el dolor en la recuperación de este proceso.
En cuestión de cicatrices, mejora el aspecto de estas marcas, previniendo adherencias y disminuyendo la inflamación.

El drenaje linfático manual (DLM) es un tipo de masaje específico que se realiza en el postoperatorio con el objetivo de que la linfa se reabsorba correctamente en el cuerpo. Por lo tanto, conseguimos una reducción de la inflamación.
El DLM puede actuar como un analgésico y goza de múltiples beneficios en el sistema inmunológico.
Proporciona resultados inmejorables en edemas postquirúrgicos y cicatrices, ya que logra activar el sistema linfático más superficial.

Después de cirugías faciales como la blefaroplastia, rinoplastia o lifting, en que los resultados son más visibles por estar en el rostro, Indiba ayuda a recuperación más rápida.
Tras las cirugías de pecho, como la mastopexia, nos permite relajar la musculatura y disminuir la fibrosis.
En liposucciones es muy importante el drenaje linfático correcto tras la cirugía. En este caso, utilizar Indiba facilita la reestructuración de los tejidos, por lo que reduce el dolor en la recuperación de este proceso.
En cuestión de cicatrices, mejora el aspecto de estas marcas, previniendo adherencias y disminuyendo la inflamación.

No solo facilita la recuperación de los pacientes; también retrasa la absorción de los rellenos, por lo que está muy recomendado para pacientes que se han realizado retoques con sustancias como el ácido hialurónico, la grasa y el ácido poliláctico, entre otros.

También refuerza el sistema inmunológico, por lo que la posibilidad de una infección tras la cirugía resulta casi inexistente.

Facilita el drenaje, un elemento clave tras cirugías como la liposucción y el aumento de glúteos, y disminuye el dolor y la inflamación tras las operaciones.

Acelera la curación y cicatrización de las pequeñas heridas que pueden aparecer tras ciertos tratamientos, y elimina las infecciones que se producen en las capas más superficiales de la piel.

TRATAMIENTOS POSTOPERATORIOS COMBINADOS UNA RECUPERACIÓN INMEJORABLE

Para mejorar los resultados de la cirugía, acelerar la recuperación post operatoria y minimizar el riesgo de complicaciones, recomendamos el siguiente protocolo, que combina las mejores terapias en recuperación: fisioterapia con drenaje linfático manual (DLM) + Indiba + Luz Polarizada.
El plan se basa en una pauta de 4 semanas, contando desde la primera revisión que hace el cirujano tras la intervención. En total, 20 sesiones combinadas para lograr resultados excelentes.
La combinación de tratamientos dependerá de la cirugía o intervención que te hayas realizado. Nuestro equipo médico te indicará cuáles son las pautas recomendadas para tu caso.

NUESTROS PACIENTES
NOS AVALAN

Hola, son muy buenos profesionales, por no hablar del trato personal y cercano; y una cosa importante para mi de la Dra. Peña , es que si ella cree que no te va a ir bien algún tratamiento o ve que...

María P. L.

Paciente

Es un placer poder compartir con todos vosotros mi experiencia desde hace ya 17 o 18 años que llevo en las manos del equipo profesional de la clínica San Clemente. Mi experiencia empezó con la doct...

Mónica Q.

Paciente

Clínica recomendable cien por cien. Hace justo una semana la Dra Sonia Peña me realizó una mamoplastia de reducción y una blefaroplastia. La cirugía fue todo un éxito, un postoperatio sin dolor y c...

Elisa B.

Paciente

La Dra. Peña fue la primera cirujana con la que contacté cuando decidí operarme. Si bien es cierto que visite algunos más para escuchar segundas opiniones, desde el primer momento sentí que ella fu...

PIlar

Paciente

¿Tienes dudas?
Preguntas frecuentes

Resuelve todas tus dudas. En el siguiente link respondemos a las preguntas más frecuentes de nuestros pacientes.

Da hoy el primer paso y contáctanos